Cal y arena

domingo, 1 de agosto de 2010 16:37 Publicado por Prince.nightmare
Y desperté. Como lo haría la Bella Durmiente cuando perdió toda esperanza de ser rescatada.
Nada sorprende más que darte cuenta de todo tu potencial. Y nada es más irónico que lo que el destino es capaz de hacerte darte cuenta.

Apenas quedan dos meses para salir de esta tierra. Para dejar de estar en una isla rodeado de agua, en la que, acorde con lo que es una isla, me siento ahogado. Quizás hoy un poco menos.
Mi filosofía de vida y mi personalidad empiezan a cambiar llegados a este punto. ¿Por qué complicarme la vida en 2 meses? Por qué no ... solo actuar, sin pensar en las consecuencias?
¿Acaso la vida está planeada? ¿Tenemos un itineario que seguir? ¿Quién dice que tenemos que comportarnos de ciertas maneras? Por qué no solo dejarse llevar...?

Y resulta fantástico darte cuenta de que es la mejor filosofía de vida que existe. Porque siento que ahora, que la pongo en práctica, es cuando empiezo a vivir.... o a revivir, mejor dicho, ya que hasta hace una semana, estaba muerto, a pesar de que mi palpitante corazón se empeñara en decir justamente lo contrario.

Las sorpresas vienen de quien menos te las esperas, y como tales... son improvisadas. Yo, que venía dispuesto a pasar un simple buen rato rodeado de...gente, gente de todo tipo, gente rara, gente normal... Chicos con gafas de cigarrillos emulando a Lady Gaga, y otros cobrando protagonismo en la pista de baile, quizás buscando un buen culo al que arrimarse.

Y cuando me doy cuenta de que ese no es mi sitio, entablo la conversación con un italo-inglés sin otro propósito que el de divertirme teniendo una charla. Y a lo largo de menos de media hora hablando, me pregunta que quién es el mi amigo de atrás que se está riendo. Y yo había ido solo. Era él.

Él, la última persona con la que creí que congenieria realmente, y con la que resulta, que a lo largo de la noche, me hizo darme cuenta de que debo quererme un poco mas de lo que hago. Que merezco algo más de cariño y dulzura por mi parte. Que no tengo que esconder mi mirada a los ojos de los demás, pues es igual de pura e igual que las demás. Que vivo aquí y ahora.

Y terminamos borrachos de pasión, por no decir otra cosa, mientras nuestras lenguas se encontraban por primera vez, como si hiciera siglos que no hubieran visto, y se fundían en un abrazo en el que ninguno de los dos parecía estar incómodo...y yo, con un sentimiento en el corazón no de haberme salido con la mía y haber probado esos labios que tanto tiempo se quedaban callados en clase, o de atreverme por fin a mirar directamente esos ojos marrones que tienen tanta vida escondida, y tanta vida que se empeña en ocultar. Y no me importaba.

Porque... qué son dos meses?

Lo irónico, como ya he dicho.. es que el destino te da una de cal y una de arena.
Mi cal... haber pasado una noche dificil de olvidar, a pesar de estar medio enturbiada por culpa del alcohol.
Mi arena... Barcelona


¿Realmente quiero irme?

Reacciones: 

1 Response to "Cal y arena"

  1. movidaartificial Says:

    Quieres o no quieres?

    Aprovecha tú que puedes i vete, disfruta de la libertad que te brinda la vida de un universitario fuera de casa. Te aseguro qeu si ese él, es el que merce la pena, estará ahí hasta el fin de los tiempos.

Publicar un comentario