El peor año de nuestras vidas.

jueves, 29 de diciembre de 2011 10:48 Publicado por Prince.nightmare 1 ilusiones
Nunca pensé que me podría sentar tan bien volver a casa por Navidad. Como el turrón, pero restándole tanta ñoñería barata y eufemismos varios!.

No hay día en el que no haga algo, que no tenga nada que hacer, o que no planee qué haré al día siguiente. Escaparme a una excursión por el monte, ir al sur, salir de fiesta, sacar fotos, ir al cine, estar con mi familia...; no sé que ha pasado, pero de repente las ganas de volver a Barcelona se hacen cada vez más y más pequeñas. Pensándolo bien, el panorama y la situación que allí me espera no es que sea un buen aliciente para que quiera regresar.

Parece curioso.., que cuando salgo huyendo de un sitio, vuelvo a él para huir de otro. Empiezo a pensar que el problema lo puedo tener yo. Pero carece de sentido todo eso, así que mejor pensar que es el resto quien conduce en dirección contraria.

Nuevo año, nuevos propósitos. Siento la obligación de mirar atrás y ver si los que me propuse el año pasado se han cumplido. Acaso alguien se acuerda de los que se propuso el año pasado?. No lo creo. Pero puestos a adivinar, supongo que me habría propuesto sonreír más, ser menos borde, más independiente, tener más templanza, mas paciente...

Bueno, digamos que ya no soy tan borde, tengo algo más de paciencia, y soy todo lo independiente que puedo ser. Lo de sonreír, pongámoslo en la lista de "propósitos no cumplidos". Qué se le va a hacer, no iba a hacer un año redondo, verdad?.

A estas alturas se de sobra que si se han cumplido estos propósitos no ha sido porque los haya tenido en mente todo este tiempo, más bien porque se han ido sucediendo, cosas de la edad, supongo.

Solía encantarme las Navidades,ver oleadas, mareas, tsunamis de personas recorriendo las calles, sentir que todos íbamos a un mismo sitio, y que todos compartíamos un mismo sentimiento colectivo que de una manera u otra, nos unía a todos. Pero no, puestos a pensarlo bien.. qué pantomima materialista es esta? Acaso no podemos decir que es otra parafernalia comercial montada con el fin de comprar más? -Ojo! lo dice un chico que estudia publicidad-.

Por qué tengo que comprar nada a una persona a la que apenas veo en todo el año? Creo que no nos damos cuenta de que lo hacemos de manera automática, que directamente ni lo pensamos. llega Diciembre y dentro de nosotros se nos enciende un pequeña alarma automática, un despertador "natural" que nos dice que es hora de comprar, que llegan las Navidades. Vamos, no seamos hipócritas, es lo primero que pensamos. Te dicen Navidad y viene a tu cabeza una imagen de una bolsa con regalos. Puede que sea ese iPod que tanto llevas pidiendo...

Son efectos secundarios de estudiar lo que estudio, supongo. El conflicto eterno entre la parte 2.0 que todos tenemos y la parte hippie que algunos pocos les queda. Si ya me lo dijo a mí mi profesora de H. del arte, que yo en mi otra vida fui hippie de los 60´s...

No, que va..., por qué? Por qué la gente se olvida de lo que se siente? Acaso has pensado en que ese perfume que le regalas a tu madre es porque TU sabes que le gusta? No, no te engañes y no trates de engañarme a mi, sabes que le gusta porque lo dice su carta. No pudiste pensar que te has ido de casa y que te hecha de menos, quizás un billete para que viniera a verte a Barcelona (o la ciudad en cuestión), realmente le hiciera más ilusión que ese frasco de 50 euros que se va en apenas 3 golpes.

En fin! No diré que en mi casa no se hace lo mismo, porque somos los primeros que lo hacemos, pero bueno, todo sea por encontrar una excusa decente para reunir a la familia alrededor de una mesa, reirnos de boberías, y volver a casa a las 3 de la mañana con el sentimiento de haber cumplido como familiar. Como hijo, sobrino, hermano, primo y -en mi caso ya no-, nieto.

Mi propósito de este año?. Lo he pensado seriamente..., fuera de mi vida a aquellas personas que no pueden hacerme feliz.Vamos, el mundo ya es una mierda como para que queramos jodernoslo más. Por qué complicarlo más? Sigo pensando que la vida es más fácil de lo que nos esforzamos por hacer. No quiero más personas cobardes en mi vida, quiero que la gente que forme parte de ella, se quede. Se quede y sea valiente, que diga las cosas a la cara, que no enseñe su mano y luego se vaya. Ya estoy harto de esas cosas, así que... por qué no pensar que si quiero una vida feliz, placentera y plena, debería rodearme de gente con el potencial para alcanzarlo?. Luego, quien sabe, puede que para ciertas personas sea demasiado tarde si no se deciden pronto, mientras tanto, prometo llevar a cabo el resto de propósitos del nuevo año.

Al fin y al cabo... todos los años, al acabarlo, siempre me quedo con la misma pregunta, la misma cuestión, desnuda de pretensiones y apariencias: ¿Soy quien quiero ser? Probablemente no, pero en eso se basa el transcurso de nuestra vida, en intentar aproximarnos a esa persona que queremos ser. No puedes esperar a que nadie venga a por ti, o que te rescate de una isla donde eres el único náufrago. Al final comprenderás que las personas aparecen cuando tocas el mar, y empiezas a nadar. Y es que mover un pie, es el primer paso de un largo camino. Mejor aferrarnos a esto. Mejor confiar en mi; y quizás aceptar que no se puede confiar en nadie más. Por eso es lo que creo que mi propósito de año nuevo es el mejor que puedo tener. Dejar en mi vida aquellas personas que se que mañana cuando despierte, seguirán ahi. Personas consecuentes. Esa es la palabra.

Perdónenme señoras y señores, si convertí en negro todos mis colores y toque fondo. Porque ahora vivo bien, pero sigo teniendo la rabia en lo hondo, Coño, ahora que ya empezaba a estar acostumbrado al moño. Tú mírate y dime si eres en verdad el niño que soñaba con ser detective de madrugadas, mírate y dime, dónde has dejado el polvo de hadas que impide que tus miradas sean de alguien que se deprime por nada. (RapsusKlei)



Felices Fiestas, a aquellos que lean esta bazofia que tengo por blog!

Dejo por foto una ilustración para el cumpleaños de mi amiga Lara.

http://www.youtube.com/watch?v=nq2ekIMMYXA

(Y ahí, una canción que ayuda a levantarse día tras día)

Reacciones: 

Las noches de Berlín ayudan a olvidar mejor

miércoles, 12 de octubre de 2011 3:24 Publicado por Prince.nightmare 4 ilusiones
Todas las relaciones, habidas y por haber, tienen un punto sádico y perro.
Ese punto de hijoputismo que todos hemos vivido en nuestras carnes.
Que hemos dado, y que hemos recibido. Una ruptura temporal que se hace peor de lo que debería ser, una frase desafortunada, o un acto que tiene consecuencias impensadas.

Reconozcámoslo, a todos nos gusta sufrir un poquito. Nadie quiere una relación perfecta. Un "todo va genial, siempre". Todos queremos una pausa entre tanta genialidad. Da igual si es en una pareja, con tu familia, en clases, por la calle, qué mas da. A todos nos gusta, aunque pensemos lo contrario. Nos gusta, pero en su justa medida.

Es curioso como algo que pensaba que sería irrepetible, una situación en la que los planetas se debían de haber alineado, o desde el más allá estuvieran todos los enemigos que quizá me gané en mi otra vida reunidos para amargarme la existencia terrenal, se vuelva a dar sin muchos matices que la hagan diferente. Como mucho, peor.

Hasta hace poco pensaba que la mejor forma de que no te hicieran daño, y de no hacerlo tú, era apostar por la indiferencia, el dejarlo estar, pasar de todo, el arte de pasar de todo. No querer ser de nadie, y que nadie sea tuyo, salir de una discoteca de la misma manera de la que entraste, con tus alas, libre para poder despegar en cualquier momento sin tener ningún grillete atado a tus pies que te haga más pesado el vuelo. Y en cierto modo funcionaba. No era una sensación plena, no se siente que otra persona no puede vivir sin ti, y viceversa, pero era mejor que tener el remordimiento, la culpa de una relación gastada atada a tus pies y que te anclaba al suelo. Y sobre todo, tenía la certeza que de esa manera no me haría daño. Ni yo a los demás. Mi plan era perfecto, a prueba de balas; o eso me creía yo. Porque resultó ser cuasiperfecto.

No contaba con que llegara a mi vida. Y... una vez nos instalamos en la vida del otro, siempre con la premisa de la libertad por bandera, nos acostumbramos poco a poco al otro. Vale, no era una relación perfecta, pero en cierto modo ninguno de los dos la quería. Y mira ahora... ahora, que ya no se quien eres, y que me recuerdas a terceros que en su día me hicieron el mismo daño o incluso menos del que me estás causando. Causando de forma intencionada.

Ahora soy capaz de levantar la cara, de seguir tragándome las lágrimas y asumir que una vez más la he fastidiado, como siempre hago. Pero también soy capaz de decir sin miedo que no eres la persona de la que me colgué. Porque en efecto, esa persona nunca me hubiera hecho daño; si realmente significaba para ti un cuarto de lo que significaste para mí. Jamás me hubiera besado con otro delante de ti, convirtiéndome en alguien invisible, y dándole un bofetón a mi existencia, será que asumiste que como paso de todo, no siento nada. No están precisamente relacionados esos dos sentimientos.

Tampoco eres aquel chico de mirada dulce y de nuca tocable desde la fila de atrás que un día me dio ganas de conocer más allá. Porque ahora el ofendido eres tú, y decides que es más fácil ignorarme, no hablar, porque así tienes una excusa perfecta para poder seguir tu vida. Vida que en cierta parte te he proporcionado yo, y debe ser que tienes un transtorno mental, porque parece que lo has olvidado. Creo que este año era el año del alzheimer. No te preocupes, mi abuela tuvo alzheimer y se perfectamente lo que es, no te lo tendré en cuenta. Pero si algún dia te levantas lúcido, y te preguntas por qué vas a trabajar con ese uniforme verde... trata de recordar, que alguien te consiguió ese empleo. Si otro día cuando quedas con tu perfecto novio, y te cruzas con su compañero de piso, y te preguntas quién es, trata de hacer memoria, y recordar quién te presentó a tal principe con el que ahora andas.

Y sobre todo, si un día te sientes vacío, y sientes que algo te falta, algo que hasta hace no muy poco tuviste, y no logras recordar lo que es, no te preocupes, no es nadie. No es nadie como no puede ser ese chico que va a tu clase y no saludas. No es nadie con quien hayas compartido 1001 momentos vulgares y especiales y que a tu nuevo yo no les parece lo suficientemente geniales como para seguir a su lado. No es nadie como no es ese chico que sacó las fotos que ahora cuelgan de tu habitación. No es nadie como aquel sueño en el que estabas en una terraza desde donde veías Barcelona y te desnudabas en mente a esa persona. No es nadie como yo.


Diviertete en Berlín.

Reacciones: 

Y si te quiero, me querré.

miércoles, 7 de septiembre de 2011 14:55 Publicado por Prince.nightmare 1 ilusiones

Palabras vacías.
Palabras vacías en labios de personas que veías llenas. Muy llenas. Llenas de todo.
Llenas de curiosidad, llenas de madurez, llenas de infantilería, llenas de buenas intenciones.

La misma situación vuelve a presentarse ante mi... de la misma manera que lo hizo hace más de un año ya. De la misma manera... se le puede llamar entonces casualidad? Empiezo a pensar que no. Que si se ha repetido la misma historia.. puede que sea porque realmente haya caído en los mismos errores otra vez. Solo que esta vez no llegué a entregarme del todo...y menos mal! no?

Como... se puede pedir a alguien salir, y al mes estar saliendo con otra persona? Acaso dos personas diferentes pueden ofrecer lo mismo? Que diera igual.. él o yo? O acaso la cuestión es salir con alguien? Porque me cuesta creer que la intención fuera hacer daño. Hacerme daño. Eso si que no tiene sentido ante todo!

De la misma manera que no tendría sentido tampoco pensar que no te acuerdas de este último curso, o de que no lo viviste de la misma manera que yo. Quizás no supe expresarte bien cuanto significó tenerte a mi lado en una ciudad nueva en la que me veía solo. Y siento, que vuelvo a estar solo. Claro que acaso no era eso lo que evitaba? Estar acompañado y que me hicieran daño? Qué confuso, y qué risa da todo esto.

Sé que tengo parte de culpa. Parte de culpa al contener mis sentimientos. Parte de culpa al haber dicho ese "no se". Pero... luego me paro y pienso que no debo estar arrepentido. Si dije esas dos palabras, es porque en ese momento lo sentí así. Sentí que no debía empezar algo cuando me iba, y que no debía empezar algo cuando no estaba seguro. A mi no me hubiera gustado que empezaran una relación conmigo si la otra persona no estuviera seguro. Preferiría esperar a que la otra persona se aclarara y me diera una respuesta, como dije que haría.

Se supone que hubiera sido lo normal... no? Se supone! Q la gente lo hace así... que la gente espera a aquellos de los que estan prendados. Pero al parecer ser y suponer no son verbos amigos, y no se dan la mano muy a menudo. Así que te lo tomaste como si se cerrara un episodio de nuestra vida, y aun diciéndonos cuánto nos echamos de menos por internet, y cuanto nos queríamos... no fue suficiente para que pasara lo que sigo sin comprender, pasó.

Pasó porque tenía que pasar. Pasó porque yo mismo propicié que todo esto pasara. Ahora miro atrás y me rio de mi mismo. Me río por haberlo puesto todo en bandeja. Así que la resignación es la única palabra que se me ocurre y no se me queda corta para toda esta situación.

Pero.. ¿Ya no sientes nada? Es así? Dónde tienes el botón de reseteado que te ha hecho olvidarlo todo? Me lo pregunté con otra persona y me lo pregunto contigo. Donde lo tienen, joder, donde. Yo también lo quiero. O es que acaso "un clavo quita a otro clavo" es la mejor técnica para mandarme a paseo?. A mi en su momento me quedó claro que no cualquier clavo quita a otro. Depende muy mucho del clavo a poner, y del clavo a ser quitado. Puede que mi mayor error haya sido haberme confiado, y haber construido mi casa tan cerca de ti.

Ya te dije que cuando vuelva a Barcelona -en apenas 7 días-, quería que me dedicaras una tarde para mí solo. Sin móviles, ni nada que nos arruine el momento. Nos? Perdón, quise decir "me". Porque como te decía... siento que esto ahora es cosa de uno. Cosa de uno porque siento que me has sustituido. Por otro. Por un "amigo", que ahora será mi compañero de piso. Y no creo que te hayas parado a pensar en lo dificil que será todo eso para mí. De hecho, no creo que te hayas parado a pensar en mí y en como lo podría pasar. Y supongo que decidiste callar después de que volviera de mi breve estancia estival en Barcelona de apenas 4 días. Callar para no nombrar más el tema. Y hacer que todo esto no ha pasado. Supongo que pensaste que si no lo nombrabas, no tendría por qué saltar, o por qué dolerme.

Así que... en otras palabras, me buscaste un sustituto antes de que acabara el verano. De hecho, antes de 2 meses después de que me fuera. Te buscaste al que ahora -por desgracia- es mi compañero de piso, y que yo te presenté. Te buscaste a un tipo que se cambió a nuestra carrera, porque YO se lo aconsejé. Te buscaste a un tipo que te sacó la foto que ahora llevas de perfil, en vez de la que te hice yo en nuestra azotea desde donde veíamos a Barcelona pestañear antes de dormirse. Y donde te besaba.

...Te buscaste a otro tipo con el que quedarte despierto hasta las tantas, e irte cuando él se desconectaba.

Ahora siento que soy una incomodidad. Aunque sé que lo negarás. Aunque todos me digan que me quieres, y que soy de gran importancia para ti. No he visto nada de eso desde que me fui. Imagina cómo serán las cosas cuando vuelva. En persona. Tener que verte en mi piso, y que no sea a mí a quien vengas a ver, y tener que soportar un "Hola Edu!", de "He venido a estar con X, pero como somos amigos, hola! ya nos veremos". Y saber que estarás en la habitación de al lado, que él te besará, y besará a unos labios que me corresponden.

Comprende que es demasiado. Comprende que no quiera esto, y comprende que tenga el derecho de decirte adiós. Un adiós relativo. Un adiós relativo porque compartimos amigos, clases y estudios. Y aunque ya lo hayas olvidado, experiencias que yo, por venir defectuoso de fábrica, no puedo borrar con ese preciado botón de reseteo que todos parecen tener.

Comprende que te quiero.
...comprende que no tenga claro si decirte adiós una semana, un día, un mes, una hora, un trimestre, o un segundo. Comprende que no quiera hacerlo.

Comprende que a nadie le gusta que le cambien por otro.

...y comprende que sé que lo facil para ti es que siga con todo esto. Que tu termines con un novio y con un "amigo", e irte tan contento, y yo tan... yo tan así.
Pero simplemente no puedo.

Comprende que me sienta gilipollas

Reacciones: 

Rosas Blancas para decir Lo Siento

domingo, 14 de agosto de 2011 6:23 Publicado por Prince.nightmare 5 ilusiones
No espero encontrar nada que no encontrara en un bar de carretera.
Ni siquiera camino con la esperanza de encontrar a nadie especial por la calle, que me pare y me dedique una sonrisa -ni tan siquiera amable-.
Olvidada queda ya la idea de verme otra vez de la mano con alguien por la calle. Ya apenas a nadie le gusta. Puede que ni a mí mismo, pero el simple gesto de intención hace que sea algo genial.

Tan solo tenía en mente poder volver a abrirme a una persona, con la que había compartido momentos que hasta el momento no eran más que simples instantes especiales con alguien al que solo considerabas un amigo especial, una persona que siempre estará contigo porque para él -igual que para ti- mantenerse a tu lado era más que suficiente, y no hacía falta nada más. Y sobre todo, nadie más. Solos él y tu.

De tardes tirados en tu cama apretados, o de esa primera peli que viste junto a él y utilizaste los mojitos de botella de plástico barata comprada en el Mercadona como excusa para arrimarte más a él y echarle culpa de tan "inocente" beso, que llevabas planificando desde hacía semanas. Y así que todo diera paso a una serie de citas informales, de aprender a adoptar el término tan feo como vulgar "follamigos", cuando en realidad eran "novios", pero esa palabra suponía un compromiso muy fuerte para tí, y pensaste que lo primero sonaba mejor, más moderno, más Europeo.

Y así fue como una cita, dio lugar a una segunda, esa segunda a un fin de semana entero, ese fin de semana, a conocer su barrio, y todo esto a un conjunto de microcitas que sin quererlo te fueron pegando más y más a él. Cómo si a cada segundo que pasabas con él, ámbos se confundían. Y donde estuviera el uno, estaba el otro. Todo estaba bien. Lo compartías todo por primera vez... desde que aquella última vez con esa otra persona te quitara las ganas de confiar en nadie, y pensar que cada vez que alguien te tendía la mano, en realidad te la prestaba y tenía fecha de caducidad, como su amor.

Y fue por no saber decir que si, por no saber arriesgarte, que te quitan una parte de ti, al irse con otra persona. Porque él se cansó. Se cansó de tanta indiferencia, de tanto "eres libres", y en el fondo que quería sentirse más atrapado por ti. Y ahora la llave de la jaula la tiene otro chico más próximo a tí de lo que realmente te gustaría. Así que luego piensas que quien está en una cárcel de doble cerradura eres tú.

Por no saber decir que sí, que querías que fuera todo tuyo, y que no hubiera un tercero, en algo donde solo cabían dos, y nadie más. Por no saber decir te quiero para mi, y no vuelvas con nadie que no sea yo.

Comienzas a derrumbarte. Y más cuando la otra persona, ese tercero que no tenía que haber tocado nunca la puerta de tu relación, lo calla todo esperando que el silencio diga lo que él no se atreve, y tome impulso para tener valor de decir que tú no le perteneces. Y lo peor puede que sea que la culpa es tuya: por no saber decir SI a uno, y NO a otro.

Luego callas, lloras un par de lágrimas sinceras y rotas que te saben igual de amargas que otras que en su tiempo tuviste la desgracia de probar, mientras buscas una canción de despedida que te de banda sonora a ese momento tan horrible que no se lo deseas ni al que fuera tu mayor enemigo. Dices unas frases que pueden herir, y que por el momento, la situación o los recuerdos, por sentir que lo que era especial en algo de dos, algo con lo que suponías que nadie podría comprender jamás, solo ésa persona y tu, porque ese micromundo lo inventasteis ustedes dos, y nadie más, se había quedado vacío. Que ese "no se" que te sirvió de respuesta, fue la aguja que desinfló ese universo que tanto te había costado construir.

Y en una noche que parece que no tenga fin, y en el que intentas parar los latidos acelerados de un corazón inconsciente que no entiende ni cómo, cuando, ni por qué, decides que la única solución que pueda reconfortarte, a ti y a él, a no perder, o al menos conservar lo vuestro, puede que sean dos palabras: Lo siento. Y será un Lo Siento para todo. Un Lo Siento por no saber actuar a tiempo; un Lo Siento por no saber decir que SI, y por no decir NO, cuando debías. Un Lo Siento en forma de rosa blanca, que tanto pega con su piel y sus ojos.

Y entonces... piensas que puede que sea algo más facil de lo que lo suelen pintar. No es un adiós.

Tratarás de expresar con palabras, todo lo que antes decías con gestos.


Nunca verás París reflejado en sus ojos.
http://www.youtube.com/watch?v=wXgc0I0zsYs

Reacciones: 

Oh simple things, where have you gone?

jueves, 28 de julio de 2011 10:05 Publicado por Prince.nightmare 2 ilusiones

A veces perdido. Y otras muchas encontrado.

Esto de ir pasando de un estado a otro sin quedarme quieto empieza a cansarme. Creía saber las cosas que me gustaban, conocer a aquellos a los que me interesaba que estuvieran conmigo, y en el mejor de los casos, confiaba en que el tiempo me haría perfeccionar mis relaciones con los demás, para así lograr ser el alma de las fiestas, aquel al que todos quieren tener en sus vidas, y aquel que nunca sobra, y siempre falta. Y supongo que me he quedado en un punto intermedio; ni soy imprescindible, pero a la larga supongo que se me hechará de menos. Como aquel juguete que perdiste y que era tan guay y ahora lo hechas de menos.

Soy egoísta, eso lo sé yo y lo saben quienes me conocen. La vida me enseñó de forma inesperadamente temprana, que es el camino que mejor me conviene si no quiero que los demás me coman. Primero yo, luego los demás. Fruto de tanto capricho, proviene mi indecisión hacia todo lo que me rodea. Y es que ya no sé decir basta, y quedarme con alguien sin hechar en falta otro tipo de cosas. Cosas que no llenan, pero que creo que se llama libertad. No sentirte atado a nada ni a nadie. Pero supongo que en cierto modo, a todos nos gusta estar atados a un pequeño globo que nos mantiene los pies en la tierra, y nos recuerda que hay más cosas, a parte de uno mismo.

Llego a veces a la conclusión de que no se tratar a las personas que me rodean porque no me se tratar ni a mi mismo; y eso es raro, bastante, diría yo. El caso es, que no puedo creer ilusamente que los demás esperarán a que yo ciertos pasos, para que ellos den los suyos, y cuando me entre una rabieta, decirles que paren, que me quiero unir a la partida, y formar parte del juego, para que no se vayan, y de tal manera, sentir que me pertenecen. Que me pertenece. Y entre tanto capricho y berrinche infantil, descuido a más amistades y personas importantes, y no quiero complicar más las cosas... de lo que ya lo están.

Ahora solo me queda preguntarme cómo será todo cuando vuelva a Barcelona. Si sabré controlarme, y tragarme mi egoísmo, y dejar que los demás sean felices, o... volver a lo de siempre, enfadarme, cortar una posible futura relación y volver a lo mismo? O cambiar el final y quedarme quieto de una vez con esa persona? Sea como fuere...mamá nunca me educó para quedarme solo, y sentirme tal que así.

Con respecto a otras personas... supongo que hay etapas a punto de estar cerradas definitivamente, y que el mejor paso para perdonar no era el olvido ni la distancia, sino abrirse uno mismo y sentir empatía por los demás; abrirse y ver que cada cual tiene sus razones para cometer ciertas acciones u otras, y que puede que éstas ayuden en el futuro a no cometerlas una vez más. Darte cuenta de que pudiste haber sido una de esas piedras que hacen que no caigas en los mismos errores. Y eso a la larga, se agradece, no? ... Es mejor mirarlo desde ese punto de vista.

Luego están las respuestas que siempre pedí porque consideraba que era justo recibirlas, y nunca tuve. Así que creo que es por eso por lo que yo mismo me las di, y a falta de segundas personas, yo, que tan egoísta soy, me las doy a mí mismo. Aunque me siento en paz, por dejarlo todo ir, dejarlo todo fluir, y estar en paz con todo lo demás.


Hoy me doy cuenta de que si estoy solo es porque quiero.

...o porque debo


Keane – Somewhere Only We Know


"Si tienes un minuto, préstamelo. Puede ser el principio de todo, o el final de lo que nunca ha empezado, pero será nuestro minuto, para llevarnos a un lugar que solo nosotros conozcámos".

Reacciones: 

Breath me

lunes, 11 de julio de 2011 4:14 Publicado por Prince.nightmare 2 ilusiones

Nunca he intentado vivir más allá de mis posibilidades.
Pese a que nunca he dejado de soñar. Ni lo haré.
Suelo pensar que el mundo acabará mañana. Y en cierto modo, siempre acaba. Mañana. Mañana acabará. Y al siguiente volverá a nacer. Esto hace que me replantee cada una de las palabras que digo, cada una de las llamadas que hago, o no hago. Todas aquellos actos que puedan repercutir en que para mi, el mundo vuelva a nacer pasado, después de morir mañana.

No puedo hacer nada para restablecer el orden del mundo, que ahora que he crecido me parece tan loco, desventurado, incoherente y en ocasiones patético. Se que aunque el desorden de este mundo no dejará de crecer, creo que si todo lo que hago, lo hago de manera cuidada, e intentando no perjudicar a nadie, mañana tendré menos culpa de que este mundo sea tan loco, desventurado, incoherente, y en ocasiones patético como me parece ahora. Y que pasado, sea menos distinto a mañana.

No tengo odio dentro de mi. Me he educado para no sentir eso hacia nadie. No es sano, ni está en mí. Lo que es inevitable es sentir dolor por ciertas cosas. Siento que aunque no es odio todo lo que hay en mi, el dolor puede confundirse con él y dejarme llevar es demasiado facil y como dice Vetusta Morla, suena demasiado bien. Igualmente, siempre he pensado que lo contrario al amor no es el odio, sino la indiferencia. El odio implica un sentimiento hacia otra persona. A la indiferencia nada le importa. Regalar 2das oportunidades no es tan facil como pintan en las películas, si sabes que el resultado no terminará beneficiando a nadie. Y menos a ti. Y menos a una persona que no te merece cuanto menos, respeto por no sincerarse frente a ti, y decir de una vez las cosas y verdades una tras otra, sin parar, y siendo por primera vez sincero en todo el tiempo que lo conoces. Aunque duela. Aunque vuelva a dolerte como mil cuchillos clavados en todas las partes de tu cuerpo. Estar en paz consigo mismo, es el primer paso para estar en paz con los demás. Porque a pesar de todo, camino y me doy cuenta de que no todos los refranes y dichos son tan ciertos como que respiro. Y en mi caso, la distancia es el olvido, no puede ser más irónico.

Y quizá sea por el desorden de este mundo, o porque el que es incoherente soy yo, o incluso porque si no siento odio, y no sé que siento, necesito todas aquellas explicaciones que nunca nadie me dio, y que no hacen más que crecer día tras día, comiéndome la cabeza y forjandome como un paranoico empedernido de alguien de quien solo recuerdas su sonrisa, y que ha hecho que no puedas volver a enamorarte de nadie, porque ya no sientes que puedas confiar en nadie.

Prometí no volver a escribir de todo esto en este blog, de todo este pastiche de sentimientos que leídos de golpe asustarían a más de uno. Y así será. Este es el último post que escribiré acerca de tan estúpida historia. De algo que solo yo recuerdo. Es todo.

Menos de un mes. Y Castellón será nuestra.

"La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta... se trata de salir afuera y bailar en la lluvia."

Y yo no esperaré.

http://open.spotify.com/track/6YKT5HoPwjTwhHiCNQsBMK


Reacciones: 

Adios Barcelona, adiós

viernes, 1 de julio de 2011 7:58 Publicado por Prince.nightmare 4 ilusiones
Ya estoy en Gran Canaria.

Y hace calor... se está comodo sentado otra vez en mi cama, rodeado de mis cosas, de mi familia, de mi gente. Pensaba que sería angustioso volver aquí. Tampoco cantemos victoria, apenas hace un día desde que dejé Barcelona, y tampoco he visto a tanta gente. Mamá y papá apenas hablan, como de costumbre, mi tía sigue encerrada en una depresión, y mi hermana aún no ha pasado por casa, como de costumbre; las costumbres no cambian.

Qué infantil parece mi habitación ahora que me marché hace un año... demasiado color, para estar acostumbrado al verde pistacho y el blanco. Aqui hay de todo: morado...rojo...azul...amarillo.. mi habitación parece la del payaso de tricolor. O como se escriba, no lo sé.

Tengo ganas de ver a todos. Por muy extraño que parezca, ahora que me he ido, parece que me echan de menos. Y allá también, una fiesta de despedida, regalos y comentarios propios de quien se va a la guerra y todo pinta como que no volverá. Solo que espero que si que vuelva. Vamos, ese es el plan. El plan. Plan? Qué plan?, si nunca he tenido un plan, ni nunca me han gustado los planes. Donde dejas espacio para la espontaneidad, las sorpresas del camino y dios sabe que más.

Se supone que he mejorado, que me he crecido en todo este año. Ya las cosas no me afectan como antaño, y la impaciencia parece haber caído muerta frente a la paciencia. Procuro tratar mejor a mi entorno, la sensación de soledad no es algo que uno quiera repetir infinitas veces a lo largo de su existencia, que va. O si, en ocasiones. Al menos estoy en un momento en el que no. Cuanto menos tiempo solo esté, mejor. Y mira quien escribe! El rey de la soledad. Que disfruta más de una peli o un libro a solas que yendo de comida familiar. Ahora que lo pienso, es un mal ejemplo...

También se supone que he pasado página. Que como ya he dicho, las cosas no me afectan tanto, que he perdido mi victimismo,y que si me tumbas, me levanto con la misma buena cara. Claro... que eso significa que ya no siento tanto. Y hasta que punto es bueno sentir... que ya eres invulnerable a ciertas cosas?. Al amor, por ejemplo. Dos. Dos han sido las proposiciones de pareja que he tenido este último año en Barcelona. Y a los dos he respondido con la misma y corta palabra. Solo una, de dos palabras. Tan simple y sencillo como la palabra No. No. No, porque no quiero. No, porque no estoy preparado.No, porque te quiero, yme haré daño, y lo peor de todo, te lo haré a ti. No, porque no estoy enamorado. Ya no me enamoro de nadie, la última vez que lo hice, y salió mal, se quemó esa habilidad de entregarme por completo (o lo que creía que suponía entregarse uno mismo por completo) a otra persona. No, porque siempre me recordarán a otra persona, y siempre querré que se parezcan. Y soy un egoísta por pensar esas cosas. Así que esa página que pensaba que había pasado, realmente está a medias, mientras hago un esfuerzo por saber qué me espera en la página siguiente. Pero si sigo así, llegaré al final del libro sin haber pasado ninguna otra página. Y mi final, no tendrá final.

Lo típico es escuchar a tus amigos, que no dejan de recordarte que "no merece la pena" y que "me merezco algo mucho mejor". Algo mucho mejor? Mejor que la mejor sensación que he tenido en mi vida? No lo creo... que puede haber mejor?. Eso no implica lo cabrón que podemos llegar a ser cuando nos cansamos de la otra persona, y saltar a estar con otra, que probablemente, y como no dejan de recordarte, es mejor que tu, ¡de qué si no te habrían dejado!. O de que la distancia gana a la relación, y que ésta no es tan fuerte como para siquiera intentarlo. Hacer el esfuerzo? Intentarlo? Probar? Por alguien que se va a Barcelona a estudiar? Que va! No merece la pena, mejor miento, digo que es por ti y no por mi, y ... adiós.

Y así es. Un triste beso robado y adiós.

Feliz verano a todos. Me queda unos largos dos meses aquí. Una semana en Castellón en el ArenalSound con Lara, Virginia, Mairal y Laura, grandes grupos tocando mientras nos bañamos en las playas cerveza en mano... y cerrar los ojos, consciente de que es precisamente de esta manera, en la que puede que llegue el día, en el que la adrenalina me dote de la capacidad necesaria, como para poder pasar esa pesada página, que lleva tiempo sin contarme nada nuevo, ni de intentar hacerlo, solo de pedir perdón para aliviar la conciencia de alguien que no tiene.

Fotografías:
Russian Red presentando su disco en el Fnac de Triangle
&
Mi despedida con mis amigos en Barcelona


Reacciones: 

Lo más ligero que el aire.

viernes, 27 de mayo de 2011 4:51 Publicado por Prince.nightmare 2 ilusiones
De esos días en los que te despiertas y ves que puede ser un gran día, o no.
De esos en los que dices: Hoy me levanto temprano, y estudio! Pero terminas enganchado a la tele, viendo como los policías embisten violentamente contra unos manifestantes pacíficos que reclaman el derecho a no ser timados ni engañados. Si es que es la historia de siempre, como les gusta al gobierno tenernos calladitos y sin armar jaleo. Y tanto... solo que esto no es ni callado ni sin armar jaleo. Y la han liado parda pegando a pacifistas. Muy parda. Porque hay fotos, tweets, videos, testimonios, denuncias... no querían globalización y la mercantilización libre de la información? Muy bien, pues aqui la tienen, ahora, lo que hagan con ella, me parece a mi que será más bien poco.

Falta nada y menos para que acabe el curso. Ya tengo casa pra el próximo año, línea roja y a una parada de la facultad. A dos de mi discoteca favorita. A cinco de la zona de la revolución. Quien me diría que hacer un maldito spot de condones costaría tanto? Menos mal que siempre hice caso a Lara, y he confiado en mi "creatividad" (si loque tengo es creatividad, claro está), y voy saliendo del paso gratamente. Nadie dijo que iba a ser fácil.

No he llegado a Gran Canaria y ya estoy aburrido, a falta de un mes. Tanto cuesta encontrar un curso de fotografía o photoshop decente en esta puta isla? Menos mal que ya me voy repartiendo el verano, y cuando mequiera dar cuenta, estaré de nuevo por Barcelona a mi aire. Sin complicaciones y sin errores, sin tener que rendir cuentas, sin tener que pensar a quien me encontraré por la calle y a quien no. De momento, ya tengo entradas para ir al ArenalSound de este año en Castellón con un par de colegas. Birras, buena música, sol y playa. Hay algo mejor? No, definitivamente no. Y me la suda.

De esas noches en las que te preguntas: ¿Lo haces mal tu, o son ellos? Y dices: Si es que da igual, he intentado cambiar y las cosas siguen igual, así que mejor que por el arte invisible de la inercia, me dejaré llevar y terminaré siendo quien realmente soy, yo mismo, con mis demasiados defectos y en algún momento de lucidez, con mis virtudes, que les jodan a quienes no les guste.

Ni ética, ni moral ni nada. Siempre termino flaqueando. Siempre diciendo: Esto no lo querrías para ti, no lo hagas, no lo mereces, no hagas sufrir, no no y no. Y todo para que? Para que al final del día termine en la cama preguntandome: "¿Soy yo, o son ellos?" . Quien sabe, con la misma, puede que me salga bien y todo.

No sé escribir relatos sobre sensaciones, ni sobre cómo me siento cuando estoy con los amigos, ni de lo genial que resulta gritar hasta perder la voz y lo beneficioso que eso resulta, utilizándolo de excusa para no hablar con nadie. Solo escribo lo que me viene a la cabeza, aqui lo llaman Brainstorming. Boh... yo me rio y me rio. Suena poderoso eh? Brainstorming! Términos incorformistas, para un inconformista mundo postmoderno. (Puto...mundo..posmoderno) Y si, se escribe con y sin T. Y si no, me la suda.

De momento, De momento voy a clases que llego tarde. De momento seguiré manifestándome por algo en lo que utópicamente creo. De momento no voy a pensar en nada ni en nadie.

De momento solo me imagino tirándome desde unas rocas, cerveza en mano, hacia el mar. Mientras el tiempo no llega, y no hace acto de presencia. Pero no importa, porque mientras caigo, analizo cada detalle, cada arruga, cada diente, cada gota, cada mechón de pelo mojado, así como cada latido acelerado de quien quiera caer conmigo. No hay miedo. Ni hoy ni nunca.


No estoy solo.
Dorian – Paraísos Artificiales

.

Reacciones: 

Encontrarme

domingo, 8 de mayo de 2011 15:40 Publicado por Prince.nightmare 4 ilusiones

Los días se suceden uno tras otro. Como si no le importara lo que pasó ayer, y menos que le importará que pasará mañana.
El futuro para el mundo, es qué no pasó ayer, y que no pasará pasado.

Si ha algo de lo que estoy orgulloso desde que estoy viviendo en Barcelona, es de poder aprovechar todas las oportunidades que me ha lanzado la vida. De saber coger al vuelo todo lo que soy capaz de alcanzar. No sé que hubiera pasado si me hubiera quedado en Gran Canaria, de lo que me hubiera perdido, o de lo que no... pero al menos se que estoy "profesionalmente" en el camino correcto. Una buena universidad, unos buenos profesores, unas buenas asignaturas... unas buenas notas. Vamos, todo lo que siempre se ha esperado de mi, lo estoy cumpliendo. Para no variar. Para no jodidamente variar.

Llega un punto en el que soy predecible. Entre dos caminos, siempre cogeré el más seguro, el más confiado y estable, aquel que tiene vigas para no derrumbarse. Quizás ese sea mi problema. Que no arriesgo. Siempre tengo mi lado de locura. Locura comedida, quizás. Algún dia cogeré una mochila, un par de mudas de ropa, una toalla y un par de zapatos y me voy. Lo dejo todo. Salgo por la puerta sin tener un destino fijo, le digo a quien le tengo que decir lo que pienso de ella, me sincero, y parto a ningunalandia, donde todos los destinos conducen a ninguno, donde el nombre de las personas no importa porque no las volverás a ver en tu vida, y donde el dinero de las cosas puede ser intercambiable por favores (evitemos caer en hedonismos, por favor).

Pero como entre otras muchas cosas, me conozco y se que no puedo ser tan radical... creo que haré una lista de cosas que he de hacer antes de morir. Y lo antes posible, si es que se puede! A saber:

1. Decir lo que pienso realmente de las personas/cosas
2. Irme sin pagar de un restaurante
3. Acostarme con una mujer, completamente
4. Decirle a mis padres que les quiero, y que siento ser tan cabrón muchas veces.
5. Pedir perdón a quien creo que se merecen que se lo pida.
6. Probar a que sabe la comida de insectos
7. Probar alguna droga suave
8. Volver a llorar de felicidad, y no por miedo a saber que eso nunca me volverá a pasar
9. Acostarme con alguien a quien admire
10. Encontrarme

Reacciones: 

Caminante, no hay camino

viernes, 1 de abril de 2011 12:03 Publicado por Prince.nightmare 1 ilusiones
Lam Rim – I Cry... (Música para leer el post)

Pocas cosas hay peor (o mejor) que volver a casa caminando solo después de una fiesta, y sin música.
Son esos momentos en los que, para no pensar en el frío (por culpa de no querer pagar 2 euros del guardarropa), empiezas a pensar, a reflexionar acerca de ti, y de como lo vas haciendo hasta el momento. Y ... sea por el alcohol, por la bajona de una noche fallida, o lo que sea, siempre llegas a la conclusión de que no lo estás haciendo del todo bien.

Te das cuenta de que... Barcelona no te ha cambiado demasiado, te ha cambiado por dentro, pero a la hora de la verdad sigues siendo ese chico canario, que solo quiere que los días pasen gloriosos, y que egoístamente se enfada si un día no es perfecto.

O que pudiste haberlo hecho de otra manera y no lo hiciste. Todo, de otra manera. Que... de la misma manera que te reconoces como has sido siempre, te extrañas al no saber quien está delante del espejo, y pensar, que el que solías ser , no lo hubiese hecho así. Que hubiera sido más honesto, más precavido... o más arriesgado. Y llegas a la conclusión, aunque hiriente, de que aún no te has encontrado, a pesar de tener la sensación de estar tomando el camino correcto. ¿Quién dijo que sería rápido y fácil? Nadie. Se trata de una cuestión de tiempo, de como se van sucediendo los días en tu vida, y cómo las personas influyen en todo lo que te ocurre.

Y a medida que llegas a la que este año es tu casa, respiras hondo, y haces un ejercicio de autoconciencia, y pierdes la razón, y caes y deduces, que has tenido que renunciar a mucho para llegar a donde estás ahora, y... mientras llegas a la puerta, viene la revelación que estabas esperando desde el principio de la noche...

¿Mereció la pena?

No hay nadie quien te de la respuesta a tan estúpida pregunta... así que decides subir a la última planta, abrir la puerta de la terraza, y contemplar callado a Barcelona, mientras la ves dormir, y te dice en silencio que te queda un mundo por descubrir. Y sigues callado, y mientras intentas contenerlo todo dentro, a sabiendas que nadie nunca te podrá preguntar por todo esto, y que tu nunca sabrás poderlo explicar, la ciudad te avisa, de que vas por el camino correcto, y que todo lo que has arriesgado, tarde o temprano tendrá su recompensa.

Y la crees.

Reacciones: 

You 4 real

domingo, 13 de marzo de 2011 14:13 Publicado por Prince.nightmare 4 ilusiones
No necesito que nadie me diga que hacer para avanzar
Ni gritar para que me escuchen
No necesito piernas si quiero correr, puedo volar

Recuerdo todas las cosas locas que dijiste, y que haríamos, las cosas que deseamos en silencio, lo que pensaba mientras te miraba, lo que significaba cada lágrima mientras deseaba que estuvieras aqui. Pero la verdad es que no sé si el tiempo sin verte ha hecho que te idealice, que te tenga glorificado en mi memoria, supongo que por eso estás en todas partes. Ojalá cuando volvimos a hablar este año me hubieras dicho algo más, algo que no hubiera querido escuchar mi cerebro, pero si mi corazón.

No se si el tiempo te ha cambiado, ni sé que aspecto tienes ahora. Ni siquiera si te reconocería por la calle. Si sigues siendo como siempre, o eres como nunca. Si el reloj te ha agrandado o te ha encogido como hacía con Alicia. Si has comido más, si has dejado de comer. ¿Por qué eres como mi primer amor? Maldición... se que no te quiero, quiero al que quise. Y desde el momento en el que dejaste de existir para mi, dejé de hacerlo. Pero... te quiero, a ti, al que fuiste. A ti.

No sé que es todo esto. Pero sigo sin esperar que vengas a por mi, como un héroe.
Porque esta historia nunca tuvo salvadores, si acaso falsos héroes, que se cubrían de gloria con el manto de los momentos especiales. Y mientras escribo todo esto... recuerdo cuando nos tumbábamos en tu coche, en un camino perdido de miradas, a ver las estrellas. Y mientras las mirabas, yo miraba otra estrella que brillaba más que ninguna otra, te miraba a ti.

Supongo que nunca fui una estrella para ti. Como mucho.. una estrella apagada, una estrella negra que nunca brilló, y que tu esperabas que tarde o temprano lo hiciera, cosa que supongo.. nunca llegó.

Y aún tienes el morro de decirme que dejaste todo esto por "miedo" a cuando me fuera a Barcelona.
Al menos reconoces que fuiste un cobarde (y un mentiroso, y un gallina, y un hipócrita...); cuesta creer que yo estuviera enamorado de alguien así.
Puedo intentar eliminar los recuerdos que tengo juntos (mirando aviones despegar, mirando estrellas, yendo a la montaña, en el siam park, en tenerife, en telde, conduciendo a Piwi..) pero no puedo borrar las fotos de tu Madrid, de tu concierto. De los dos. por eso no entiendo que me digas que lo que sentiste, fue verdad, fue real, fue locura y razón que fue vida, porque para mí luego fue muerte.

Y... confío que el tiempo haga de las suyas, y me siga permitiendo avanzar día a día, y encontrar inspiración en todo lo que me rodee; del mismo modo que confío en que el destino me tenga reservado un buen sitio para mi en la vida. Si no cerca de ti, cerca de alguien que me llene, y con el que las palabras sobren, mientras hayan estrellas en el cielo, y una mirada para mi, alguien que consiga que esta estrella, brille

Reacciones: 

Barcelona 2.0

domingo, 6 de febrero de 2011 13:19 Publicado por Prince.nightmare 3 ilusiones
Creo que habrán cosas de esta vida que jamás conseguiré entender.
Cosas como mi inexplicable facilidad para arruinar los momentos de ensueños que podrían haber sido sacados de un libro, o incluso inspirar una película.
Cosas como el sentimiento de ser de alguien y de nadie a la vez. El echo de ser tan... yo, hace que nada resulte como viene expuesta en la portada del libro que lleva la vida, forrada con papel de celofán, letras salientes y con perfiles dorados.

Hace ya tiempo desde que escribí la última entrada, y no es que en Barcelona pasen pocas cosas precisamente. He montado en moto, he conocido gente, he subido a un escenario y me he morreado con una de mis artistas favoritas (Mürfila) como si de un sueño sacado de mi más profundo inconsciente se tratase, me han robado un iPhone, me he cuasienamorado, he roto un corazón dulce para amargarlo con mi basta presencia.

He renacido, para tirarme en el suelo, y pedir que me arropen con la negra manta de mi personalidad. Disimulo lo que realmente soy bajo una capa amable que no hace más que ocultar que tengo miedo de ser yo, y no quien quiero ser.

Reacciones: